miércoles, marzo 22, 2017

LLEGÓ EL “KATRINA” AL PERÚ



Comentario escrito en honor a la “mujer de barro”, llamada Evangelina Guerrero, quien, al igual que el zombi, de las películas de terror, que sale de algún cementerio, cubierto de lodo; ella, también, emergió del caudaloso huayco, cubierta de barro, demostrando, con ello, a todo el pueblo peruano, que no es precisamente una “mujer de barro”, sino todo lo contrario, es una mujer con coraje, valentía y con una voluntad de acero.       
Sociólogo: Avelino Zamora Lingán

Cuando el Huracán Katrina producido en agosto del 2005, genera una gran devastación en Nueva Orleans- Estados Unidos, los neoliberales, encabezados por Milton Friedman no vieron la tragedia y sus consecuencias; lo que vieron fue más bien una estupenda oportunidad para hacer grandes negocios y por encima de todo, el momento oportuno para que el Sr. Milton Friedman aplique las recetas del neoliberalismo, como la privatización de los servicios públicos, entre éstos de la educación. Tal es así que, en lugar de implementar un programa de reconstrucción de los centros educativos públicos, devastados por el huracán, vieron mucho más rentable otorgar bonos educativos a cada uno de los padres de familia para enviar a sus hijos a centros educativos privados, en cualquier espacio del país norteamericano, los mismos que también fueron beneficiados con exoneración de impuestos. En apariencia, tal medida fue implementada de manera provisional; pero, el objetivo de fondo era la privatización de la educación y de otros servicios públicos, luego de venir haciéndolo en varias naciones de América Latina desde la década del 70 del siglo pasado, aprovechando las crisis sociales, generando deliberadamente éstas y, obviamente los llamados desastres “naturales”. En resumen, El Katrina, fenómeno destructivo “natural”, fue utilizado, entonces, como palanca para aplicar, en poco tiempo, las recetas neoliberales, a través de grandes negocios privados, pese a que costó el despido de más de 4,500 docentes en menos de dos años, medida radical que en circunstancias normales hubiese sido imposible de aplicar.
En el Perú, ciertamente no se ha producido ningún huracán, en algún punto determinado del territorio, pero en cambio se está produciendo desastres “naturales” en la mayor parte del territorio peruano. Tales desastres se expresan en huaycos que consiste en deslizamientos de enormes cantidades de lodo acompañado con grandes rocas, vegetación, cultivos, animales, etc., al igual que desbordes del agua de los ríos y quebradas. Las consecuencias de tales desastres “naturales” son sociales, puesto que arrasa con cultivos, viviendas ribereñas y animales domésticos, lo cual afecta significativamente la economía familiar. Antes de proseguir con el presente comentario, precisa aclarar la razón por la cual ponemos entre comillas la palabra “natural” o “naturales”.
En efecto, es generalizado llamar a aquellos desastres, producidos en apariencia, sin la intervención o influencia humana, “natural” o “naturales”, con lo cual los humanos intentan evadir la responsabilidad que pueden tener en la generación de desastres como terremotos, huracanes, huaycos, desbordes de ríos y quebradas, exceso de lluvias o exceso de sequías, incendios, etc., etc. Como quien dice, los humanos queremos zafar cuerpo de la cuota de responsabilidad que tenemos en los fenómenos o desastres que actualmente está azotando no sólo a Perú sino a todo el planeta. Esa gran responsabilidad que el hombre tiene ahora en lo que sucede en todo el mundo y lo peor que sucederá a medida que transcurra el tiempo se sintetiza en dos grandes palabras, que asusta a todo el mundo: CALENTAMIENTO GLOBAL. Asimismo, las acciones y las causas sociales o consecuencias sociales que han generado el proceso de calentamiento global también se sintetiza en otras dos palabras: CAPITALISMO SALVAJE, el mismo que se presenta como neoliberalismo o libre mercado. El capitalismo salvaje y su modelo de libre mercado, en lugar de generar desarrollo social equitativo, inclusivo, humano; lo que viene generando es depredación de la naturaleza, expresado en destrucción de fuentes de agua, contaminación de las mismas, desertificación de los bosques selváticos, serranos, etc. de tal manera que los cerros y, en general, la geografía empinada del territorio, queda vulnerable o expuesta ante las fuertes lluvias, cuya consecuencia o respuesta obviamente son los deslizamientos de enormes trozos de suelos, los huaycos, las crecidas de los ríos y quebradas y finalmente los desbordes de los mismos, que ahora ha puesto los pelos de punta a toda la población peruana. Resumiendo, los desastres, especialmente los haycos, no tienen nada de “naturales”; más aún, en estos últimos tiempos donde el capitalismo se ha vuelto mucho más salvaje; éstos más bien constituyen respuestas a la depredación que el hombre, impulsado por su ambición al dinero, viene generando. Por ello, de alguna manera, razón tienen los neoliberales cuando llaman  “furia de la naturaleza” a los desastres y sus consecuencias. ¡Pero, claro, como no va a estar furiosa la naturaleza, cuando el Hombre permanentemente ataca, dinamita, despoja de su ropaje verde (vale decir de los bosques), en ese afán de extraerle los recursos que ella encierra en sus entrañas y, a cambio no recibe nada que pueda aprovechar!!
Ahora, bien. El “Katrina” llegó al Perú y los neoliberales, entre ellos los corruptos de alto vuelo,  están de plácemes; y, además, ocupadísimos analizando y planificando para sacar el máximo provecho de la tragedia que vive el Perú. Porque, fieles a su lógica de pensamiento ellos nunca ven el vaso medio vacío, sino siempre lo ven al vaso medio lleno. Dicho en otra palabras, a la desgracia, a la tragedia, a los desastres y al dolor humano que éstos fenómenos causan, hay que sacarle provecho sea económico o político. Por lo pronto ya lo están haciendo, sobre todo en el sector transporte, que es precisamente el que mayor demanda tiene en estos días. Así un pasaje en cierta línea aérea, que no es peruana, ahora llamada LATAN, de Piura a Lima por ejemplo, puede costarle a Ud. amigo, común y mortal, la exorbitante suma de hasta 500 dólares. Las empresas de transporte terrestre no se quedan atrás, aprovechándose del dolor ajeno, tal es así que pasajes de 5; 15; ó 30 nuevos soles;  ahora le puede costar 15; 70; 120 ó 150 nuevos soles respectivamente. ¡Viva el libre mercado, vivan los desastres “naturales. Ojalá se sigan dando para continuar con el asalto a los bolsillos del pueblo!! Los supermercados chilenos, haciendo su agosto en marzo, elevando precios o acaparando productos como el agua mineral, entre otros de primera necesidad. Hasta los pequeños comerciantes lucran excesivamente con la tragedia. ¡Un tomate o una manzana, que no llega a los 30 gramos de peso lo venden a un sol! ¿Culpable?: los costos de transporte. Pero, en realidad, el verdadero culpable es el sacrosanto libre mercado. Si las lluvias continúan, entonces los desbordes y los huaycos también, las desgracias humanas se agravarán y será el caos total, expresado en especulaciones, precios de los productos de primera necesidad inalcanzables y muchos de ellos escasos o de manera natural o de manera artificial; pero la idea es crear caos, crisis social, desesperación, porque, precisamente estas condiciones anómalas son el abono, el caldo de cultivo, el nutriente del neoliberalismo y del capitalismo salvaje. Aquí se cumple a cabalidad ese dicho popular: “A rio revuelto ganancia de pescadores”. Pero aquí habría que parafrasear un tantito y decir: ¡A más desbordes y huaycos, ganancia de neoliberales!!   
A propósito de corruptos de “alto vuelo”, los huaycos y los desbordes se constituyeron en su gran aliado, en su gran cortina de humo, puesto que de concentrados que estaban el pueblo peruano y los instrumentos mediáticos en la mega corrupción de ODEBRECHT, se desvió tal concentración, primero hacia la “ideología de género”, lo cual que quedó empequeñecido frente al tema de los huaycos y desbordes, el cual concentra hoy la atención de todo el pueblo peruano y ni que decir de los instrumentos mediáticos, que seguramente no veían la hora porque surja un gran tema para desviar la atención del público. Pero quienes estarían mucho más felices y contentos son los corruptos de alto vuelo como Toledo (el sentenciado, pero no “ubicado), Ollanta Humala, Alan García y por supuesto los fujimoristas y sus respectivos cómplices. Estos últimos, vale decir los fujimoristas, expertos en hacer sus shows en el Congreso, aprovechando su mayoría,  cuando en un momento votan en contra de la investigación a los curas pedófilos del Sodalicio, luego la jefa Keiko les enmienda la plana, como quien diciendo “yo soy la jefa”, “yo mando aquí, y los conmino a que de todas maneras voten por la investigación”; o negándose a interpelar a Vizcarra en un momento; y, en otro, votando por la interpelación, etc., etc. Todo esto para aparecer como una fuerte “oposición” al gobierno de PPK, aparecer, también, como los adalides de la moral, y como los abanderados de la lucha contra la corrupción. Pero, sobre todo, haciendo campaña política, de manera muy sistemática y subliminal desde el Congreso con miras al 2021. ¡Cálculo político puro!! ¡Los matemáticos les quedan pequeños a los fujimoristas, y en general a todos los políticos criollos y corruptos!! ¿Excepciones? Seguramente las hay; pero tendremos que buscarlo con una linterna encendida a plena luz del sol, como lo hacía Diógenes en época de los griegos, para encontrar una persona honesta para gobernar Grecia.
       Escrito: marzo, mes de los huaycos en el Perú, del 2017

viernes, marzo 10, 2017

“EL GÉNERO NOS UNE, LA CLASE NOS SEPARA”



(Escrito: marzo del 2007)

(“De la cocina a la Presidencia de la República”. Slogan muy promovido por los movimientos feministas en el contexto del sistema capitalista)

Sociólogo: Avelino Zamora Lingán

Es ya una costumbre celebrar el 8 de marzo de cada año el “Día Internacional de la Mujer”, tal como ocurre con otros acontecimientos: día de la madre, día del trabajo, día del agua, día del medio ambiente, día del árbol, día del no fumador, día de los enamorados, día del padre, día del niño, etc., etc., lo cual no es cuestionable, porque se hace “por costumbre”. El problema radica en que tales celebraciones se los realizan simplemente por compromiso o por cumplir una formalidad. Y, muchas veces, se celebra básicamente con criterios exclusivamente comerciales, como por ejemplo el “día de la madre”, el “Día del Padre” y día de los enamorados. A este paso y en el contexto capitalista, en el que todo se  mercantiliza, no sería nada raro que el “Día Internacional de la Mujer” sea recordado sólo para incrementar las ventas de cosméticos o de prendas de vestir femeninas o para brindar con unas copas de champagne y otras actividades protocolares más. Digo esto, porque se habla mucho de celebrar “el día internacional de la mujer”; pero, poco o nada se recuerda las causas, por las que se celebra dicho día y, menos aún, qué significado tiene para las mujeres, sobre todo del tercer mundo, en qué contexto socioeconómico se da, quiénes lo promovieron y qué mensaje se debe dar a las mujeres en esta fecha. En las líneas que siguen salimos del libreto acostumbrado y recordamos el día de la mujer, de la siguiente manera:         
De acuerdo con los escritos históricos, el primer Día Internacional de la Mujer fue organizado en los Estados Unidos, el último día de febrero de 1908. Ese día las organizaciones de mujeres socialistas, es decir, mujeres con la ideología que tanto causa escozor a los capitalistas y liberales, convocaron a desarrollar grandes manifestaciones públicas para luchar por el derecho al voto y junto a ello por otros derechos políticos, sociales y económicos. Al año siguiente, en fecha similar, más de 2,000 personas asistieron a una demostración para celebrar el Día de la Mujer en Manhattan, Nueva York. Luego, en 1910, las feministas y las socialistas de todo el país se unieron para celebrar este día de movilización popular.
La Segunda Conferencia de Mujeres Socialistas, que tuvo lugar en Copenhague (Dinamarca), el 27 de agosto de 1910 estableció el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. Cabe indicar que a esta conferencia asistieron más de 100 delegadas de 17 países representando sindicatos, partidos socialistas y organizaciones de trabajadoras. Las representantes de los Estados Unidos llevaban como objetivo proponer el establecimiento de un día internacional de la mujer. Sin embargo, la propuesta fue presentada por Clara Zetkin (amiga de confianza de Rosa de Luxemburgo, intelectual y dirigente nacional del Partido Socialista Alemán) y Kathy Duncker también militante del Partido Socialista. La propuesta señalaba: "En unión organizaciones de clase, ¡Ojo, dice Clase, no género!, partidos políticos y sindicatos proletarios en cada país, las mujeres socialistas del mundo celebrarán cada año un Día de la Mujer. Su objetivo principal será obtener el derecho a voto de la mujer y otros derechos sociales económicos y políticos que sean necesarios.
¿Por qué el 8 de marzo y no otra fecha u otro mes? Los antecedentes históricos para tal opción no se consiguen fácilmente. Sin embargo, se atribuyen a dos hechos importantes, supuestamente ocurridos el 8 de marzo, como motivo de inspiración para escoger esa fecha. Ambos eventos ocurrieron en la ciudad de Nueva York. El primero fue una gran marcha de trabajadoras textiles en el año 1857, donde miles de mujeres marcharon sobre los barrios adinerados de Nueva York en protesta por las miserables condiciones de las trabajadoras. El segundo, ocurrió en 1908. Ese año 40,000 costureras industriales de grandes factorías se declararon en huelga demandando el derecho de unirse a los sindicatos, mejores salarios, una jornada de trabajo menos larga, entrenamiento vocacional y el rechazo al trabajo infantil. Durante la huelga, 129 trabajadoras murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory, en Washington Square, Nueva York. Los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga. 
Ahora bien, recordado los antecedentes y las causas, por las cuales se fija el 8 de marzo como el día internacional de la mujer, observamos la situación de las mujeres en el contexto capitalista, sobre todo en los países del tercer mundo: 
Desde la óptica del capitalismo y sus ideólogos mucho se enfatiza el hecho que hoy en día las mujeres tengan mucho más participación en la vida sociopolítica y económica del país, para ello muestran como indicadores la cantidad de mujeres que acceden al empleo, a las dirigencias de gremios y sindicatos, a la administración pública y al parlamento. Sin embargo, sobre la participación de la mujer en el parlamento, la LEY DE CUOTAS de participación en el Poder Legislativo, establecida por la Organización Internacional del Trabajo - OIT, existen indicadores que demuestran que no se está cumpliendo con esta famosa LEY; pues, mientras dicha ley sostiene que el 30 % de los legisladores deben ser mujeres, en realidad sucede que sólo 11 países en el mundo de más de 200 cumplen con dicho porcentaje, mientras que el promedio general sólo llega a 14 %. En el Perú, fuentes de las Naciones Unidas indican que sólo el 2 % de mujeres participan en los gobiernos locales, mientras que en toda la región andina la cifra llega al 5%. ¿Llegará al 50 % la participación de las mujeres en los gobiernos locales y Regionales, meta establecida por la ONU?          

En cuanto al acceso de la mujer al empleo. Obviamente, en un país como el Perú, con un modelo económico extremadamente excluyente, más que un derecho es una obligación  y una necesidad de todas las mujeres del tercer mundo; puesto que, en el capitalismo se condena al hambre, a los bajos sueldos y salarios y al desempleo de una manera masiva, la mujer se ve obligada a trabajar para completar la canasta familiar y no sólo las mujeres sino los niños y niñas desde los 4 ó 5 años de edad. Sin embargo, no se cuestiona tanto el que la mujer trabaje o no sino las condiciones en las cuales lo hace. Desde esta perspectiva, es un hecho que el capitalismo, hoy en su fase imperialista, llamada eufemísticamente Globalización, quien golpea más a las mujeres, jóvenes y niños. Por ello es que, desde el enfoque socialista se sostiene que el capitalismo actual está en su peor crisis, debido a estas enormes contradicciones: Acumulación desmedida de riqueza, por un lado, y explotación indiscriminada a hombres, mujeres y niños, por otro lado. Pero el problema no sólo se manifiesta en los países del tercer mundo. En los países capitalistas desarrollados las innovaciones de los modos de producción y el constante y desmedido intento de los capitalistas de aumentar la tasa de beneficios, ha llevado al incremento del empleo de mujeres y jóvenes, que trabajan a cambio de salarios bajos, en malas condiciones laborales y con pocos o ningún derecho. Sólo en Estados Unidos, durante los últimos 50 años se han incorporado al mundo laboral cuarenta millones de mujeres y en Europa treinta millones. En 1950 aproximadamente un tercio de las mujeres estadounidenses en edad laboral tenían un trabajo remunerado; el año pasado esta proporción casi era de tres cuartas partes. Según las estadísticas, hoy en día el 99% de las mujeres estadounidenses ha trabajado en algún momento de su vida. El empleo de mujeres —por sí mismo un acontecimiento progresista—, es la condición previa para liberar a las mujeres de los estrechos límites del hogar y familia burgueses, y también el primer paso para su libre y pleno desarrollo como seres humanos y miembros de la sociedad.
Pero el sistema capitalista considera a las mujeres sólo una fuente conveniente de mano de obra barata y parte del “ejército de reserva de trabajadores”, las incorpora al mundo laboral cuando hay escasez de mano de obra en determinados sectores de la producción, y cuando estas necesidades desaparecen, las expulsa de nuevo del mundo laboral. Presenciamos este proceso durante las dos guerras mundiales, entonces las mujeres entraron en las fábricas para sustituir a los hombres enviados al frente y después cuando terminó la guerra se las obligó a regresar al hogar. La mujer volvió a incorporarse al trabajo en el periodo de auge capitalista de la posguerra, durante los años 50 y 60, su papel fue similar al de los trabajadores inmigrantes —una reserva de mano de obra barata—. En el periodo más reciente, el número de trabajadoras ha aumentado para ocupar los “huecos” existentes en el proceso productivo. A pesar de todo lo que se dice sobre el “mundo de la mujer” y el “poder femenino”, a pesar de todas las leyes que supuestamente garantizan su igualdad, las trabajadoras todavía son uno de los sectores más explotados y oprimidos del proletariado mundial.
Otro aspecto “normal” en el capitalismo,  respecto de las mujeres es que éstas  son utilizadas como simple instrumento de marketing para ganar dinero. ¿Quién no es testigo que  mujeres desnudas cotidianamente es utilizada en los medios de comunicación asociándolo a productos como carros, gaseosas, cerveza, cosméticos, casa, loterías, modas, etc., etc.? Tan cotidiano es esto que nadie dice nada, ni las propias organizaciones feministas ni las parlamentarias mujeres ni la iglesia católica que se ufana de guardiana de la moral. Es evidente que el capital se ha impuesto sobre la dignidad, los valores morales y el pudor de las mujeres y de los legisladores en general. ¿Neoliberalismo o neo libertinaje puro?         
Finalmente, en este contexto, cabe indicar que la situación de las mujeres en el tercer mundo y particularmente en el Perú, NO ES UN PROBLEMA DE GENERO, como interesadamente se quiere hacer creer, es decir no es un problema de lucha de mujeres contra los hombres, por reivindicación de derechos o que los derechos de las mujeres deben ser iguales y los mismos que para el caso de los varones; asimismo, tal situación va más allá de la apertura del mercado laboral a las mujeres, el mismo que, además, cae por su propio peso debido a la enorme necesidad de empleo existente; tampoco, es suficiente el otorgamiento de Ley de cuotas para que la mujer participe en la política y en la administración pública; como también es muy limitado los derechos sociales otorgados hasta el momento, como por ejemplo derecho al voto y, sobre todo, va más allá del hecho que exista mayor cantidad de mujeres en Congreso o que una mujer sea Presidenta de la República, (si es de derecha conservadora, mejor), etc., etc. El gran problema es DE CLASE. Y desde esta perspectiva la AUSENCIA DE RECONOCIMIENTO DE DERECHOS SOCIALES ECONOMICOS Y POLÍTICOS Y DE EXPLOTACIÓN afecta tanto a hombres como a mujeres. Puesto que al existir dos grandes clases sociales: una dominante y una dominada compuesta por hombres y mujeres, las lacras sociales: crisis económica, desempleo, corrupción, hambre, escasa participación en política, generadas como consecuencia de la lógica de acumulación capitalista, pésimas condiciones laborales, bajos sueldos y salarios, etc., afectan tanto al hombre como  a la mujer de la clase dominada. ¡Claro!, en algunos aspectos más a las mujeres que a los varones, pero todos, los de la clase dominada, somos afectados, excluidos o marginados por el  sistema.
Entonces, esto es lo que se debe tener muy presente en el “Día Internacional de la Mujer”. Una vez más: el problema de la mujer es de clase y no de género. Seguramente muchas de las mujeres dirán “EL GENERO NOS UNE, LA CLASE  NOS DIVIDE”  Es cierto, el género les une, pero en torno a críticas y cuestionamientos a las formas y a las superficialidades y en torno a luchas estériles, que generalmente terminan haciendo el juego al status quo (al orden social), más no en torno a cuestionamientos y crítica al fondo y a la estructura social y en torno a luchas que realmente signifiquen educar la conciencia de la clase social dominada, particularmente de la mujer. Desde esta perspectiva, es natural que la clase los divida pero precisamente esto constituye una enseñanza fundamental para asumir  una conciencia de clase, para que exista una lucha, no sólo de  mujeres, sino de hombres y mujeres en torno a la lucha por la construcción de una nueva sociedad: en paz, pero con  justicia social, donde hombres y mujeres nos desarrollemos  como seres humanos dignos y, particularmente la mujer no sea cosificada o utilizada como objeto, tal como sucede bajo la lógica de acumulación capitalista.

lunes, marzo 06, 2017

DE PARTIDO POLITICO A ORGANIZACIÓN DELICTIVA




Sociólogo: Avelino Zamora Lingán
Cuando Víctor Raúl Haya de la Torre fundó la Alianza Popular Revolucionaria Americana – APRA, allá por el año 1924, tal vez no se imaginó que luego de casi 100 años de existencia, 93 para ser precisos, dicho partido terminaría convirtiéndose en una organización delictiva. Ciertamente organización delictiva en la medida que sus más connotados dirigentes, liderados por quien fue presidente dos periodos presidenciales no consecutivos, serían parte de la clase política peruana, cuya práctica principal es la corrupción de alto vuelo y la violación de derechos humanos. Creo que son muy pocos los peruanos que refuten tal opinión sobre esta organización, salvo aquellos fanáticos “militantes” que han desarrollado un alto grado de fe ciega, lindante con algún dogma religioso pueden negar “inocentemente” la praxis ilícita de sus líderes, sobre todo del dos veces presidente de nuestro país.
Generalmente se cree que sólo los dictadores y aquellos que permanecen en el poder largos periodos tienden a corromperse y a convertirse en tiranos; sin embargo ya vemos que no necesariamente es así. Al APRA, con su líder más connotado, después de Haya de la Torre, le han bastado tan sólo dos periodos de gobierno (10 años), ni siquiera consecutivos, para convertirse en una de las organizaciones más corruptas vigentes en el Perú, obviamente junto con otra organización delictiva como el fujimorismo, a quien también le bastaron dos períodos de gobierno, en esto caso, consecutivos para ser otra de las organizaciones hamponas de nuestro país. No obstante, cabe resaltar que el APRA siempre ha sido una organización política traicionera puesto que mientras algunos de sus líderes de segundo y tercer nivel, lanzaban “cantos de sirena” al pueblo peruano, con eso de “Pan con Libertad”, “Sólo el APRA salvará al Perú”, “en el dolor hermanos”, “disciplina compañeros”, etc., su principal líder se dedicaba a realizar los negociados con los oligarcas y aristócratas peruanos, influyendo fuertemente, en la política peruana y en los asuntos de gobierno, generalmente no en favor de los intereses del pueblo, sino en favor de sus propios intereses y en los de la oligarquía limeña. No en vano la historia le ha impregnado la expresión alusiva a su praxis política, bautizándolo como “el partido de la escopeta de dos cañones”.   
Sí algo hay que reconocerle al APRA es que en sus inicios sí supieron estructurar una organización política con ideario, base social y plan de gobierno, lo cual muy pocas organizaciones políticas logran hacerlo. Aunque el contexto social también era diferente al de hoy, puesto que en aquella época predominaba el feudalismo, un sistema social absolutamente oscurantista y medieval, de tal manera cualquiera que relativamente se oponía ha dicho sistema resultaba siendo “revolucionario”. De allí su permanencia en el tiempo, expresada hoy 22 de febrero en 93 años, “día de la fraternidad”, que probablemente serán muy pocos quienes lo celebren con orgullo, dado que el ideario político, ha sido sustituido por el ideario de la corrupción. Hoy, “La fraternidad”, más que constituir motivo de renovación de principios y de lucha, a favor de una patria más justa y digna, suena al nombre de una organización mafiosa muy bien estructurada y muy bien blindada, de tal manera que su principal “líder” resulta siendo “el intocable”, a quien es “imposible” encontrarle las pruebas de sus delitos como corrupción, violación de derechos humanos, negociados de mega-proyectos, coimas, entre otros. Sólo buscándole otros delitos al “líder” aprista podría alcanzarle “el brazo de la justicia”. ¡Quién lo imaginaría, el Sr. Alan  García, otrora dirigente político aprista, hoy convertido en el Al Capone peruano del siglo XXI!!
¿Al Capone? Sí, porque a él la justicia no le encuentra nada, no hay indicios para incriminarlo, los expedientes de sus acusaciones son rápidamente arrojados al tacho de basura, los más representativos de la justicia peruana lo absuelven y lo declaran inocente a priori (sin investigar a fondo) y sus “ratas”, como él mismo lo dice, más allegadas no se cansan de decir que “ponen las manos al fuego por su líder”, pese a que éste les niega diciendo “esas no son mis ratas”; sugiriendo que, también, hay otras ratas, probablemente de otras madrigueras o de otros desagües. El “Alcapone” peruano a lo mucho es convocado ante la justicia como “testigo”, no en condición de acusado, sino de “testigo” para que declare en contra de otros, sobre los actos de corrupción de Humala, por ejemplo; pero no para que declare sobre sus propios actos de corrupción. Asimismo, todo indica que el “Al Capone peruano”, sería quien fija las reglas de juego para sus “presentaciones” ante la justicia; pone la fecha, el lugar el día y la hora; además, no sería raro que también decida ante que juez, procurador, fiscal o contralor se presenta. Al menos esta percepción ha quedado en la población peruana luego de su “presentación” que realizó al llegar de España; porque, según se dio a conocer, la fecha de su presentación había sido postergada indefinidamente, sin embargo “Al Capone peruano”, se presentó en la fecha inicialmente fijada, a “declarar”, no se sabe qué, ni ante quien. Lo único que se ha dado a conocer es que tales “declaraciones” carecerían de valor judicial, porque, como ya se indicó, la fecha había sido postergada. Lo que sí se lució y “despachó con la cuchara grande”, como se dice popularmente, ante sus medios de comunicación masiva, incondicionales, que le dieron amplia cobertura, para que entre muchas cosas diga “que no le metieran en la pandilla de ex presidentes y funcionarios corruptos”, “esas ratas no son mías”, refiriéndose a Luyo y a Cuba, negando así su “paternidad”, razón por la cual muchos ya exigen que el Sr. García se realice el ADN para comprobar sí en realidad las “ratas” aludidas no son “hijas” suyas.
 Finalmente, un poder judicial corrupto y sometido a los intereses de “Al Capone”, una democracia débil y un Estado de Derecho fabricados a imagen y semejanza de los grupos de poder económico y de la clase política criolla corrupta va ser difícil, por no decir, imposible que el Sr. García sea investigado seria y responsablemente, contraviniendo con ello a las expectativas del pueblo peruano que es verlo en la cárcel. Es por ello, que al Sr. Alan García, el nivel de soberbia y el grado de considerarse el superhombre y el intocable, se le ha subido hasta las nubes, porque en sus actitudes demuestra tal seguridad y confianza respecto a que ante él, el poder judicial, el poder legislativo, incluso el poder ejecutivo, en general todo tipo de poder, se ponen de rodillas.
Pero el Sr. García olvida algunos aspectos cruciales en todo proceso social: Primero que ninguna no hay enfermedad que dure 100 años ni cuerpo que lo resista; luego, que las torres más altas con el tiempo se corroen, pudren y se vienen abajo; y, lo peor, es que mientras más altas son, más doloroso será el golpe. Asimismo, el hecho que no se le encuentre las pruebas del delito no significa que sea inocente, puesto que, como ya sugerimos, mientras más grandes y alcaponizadas son las organizaciones delictivas o mafiosas, más difícil será encontrar las pruebas. Pero, también es cierto que ningún crimen es perfecto, tarde o temprano la situación se revierte. Por último, el Sr. García y compañía deben tener muy presente lo que les ocurrió en el año 1936, cuando Sánchez Cerro les declara organización ilegal, aunque en ese entonces las causales fueron ideológicas y políticas, el APRA recién tenía pocos años de fundado. Pero ahora, luego de casi un siglo de existencia, ya no se puede decir lo mismo; por lo tanto, las razones, para que algún día no muy lejano, alguien con dignidad y sentido de soberanía y sobre todo de honradez, serían mucho más fundadas para declarar al APRA como una agrupación ilegal, tan igual como se podría proceder con otra organización delictiva como el fujimorato. Sólo así se podría terminar con tanta indignación del pueblo peruano, como resultado de la impunidad de la que en este país, disfrutan los corruptos de alto vuelo, burlándose y mofándose en la misma cara de la gran mayoría de peruanos. Sólo así, se podría refundar y fortalecer la democracia, a la cual muchos hoy tal como está lo sacralizan y le rinden loas y alabanzas, sin percatarse que la democracia, ciertamente no ha muerto, pero está gravemente enferma.        

Escrito: 22 de febrero, día de la fraternidad aprista.                                 

martes, febrero 21, 2017

LOS CORRUPTOS: ¿VERGÜENZA PARA SU FAMILIA?




Por Sociólogo Avelino Zamora Lingán
Se han preguntado alguna vez sobre ¿Cuál es la reacción de la esposa, padres, hijos, cuñados y demás parientes de un funcionario público, de clase media, cuyo sueldo, por lo general, es igual o un poco más que el de cualquier otro común y mortal, el mismo que no puede otorgarle la categoría de “rico”, pero que le es suficiente para vivir holgadamente; sin embargo, de pronto resulta comprándose fundos, residencias, carros de último modelo, con abultadas cuentas en los bancos, y además siendo accionista de grandes empresas? Uno de los temas escasamente o nada tratados por los analistas es el rol que tiene la familia en el fenómeno de la corrupción. Al respecto, en el presente comentario intentamos soltar algunas ideas, a propósito de Nadinne Heredia y Elianne Karp, esposas de los ex presidentes Humala y Toledo, respectivamente, incluidas en la mega corrupción de Odebrecht, puesto que según se comenta a estas dos ex primeras damas les gusta mucho, más de lo normal, el supremo dinero y que por ello, habrían “empujado” a sus respectivos esposos a corromperse, para darse la “gran vida”.    
La conminación de la esposa a su esposo, quien muchas veces no tiene los ingresos suficientes (aunque los ingresos nunca van a ser suficientes para cualquier ser humano) o se encuentra sin trabajo, con la expresión “No me importa de donde saques el dinero para el diario, para la educación o para los medicamentos de tus hijos”; el acoso permanente de los hijos al padre para que éste le compre el celular de última generación; la laptop más avanzada, la moto, bicicleta, etc., etc.; acaso sugiere la actitud que asume la familia cuando el jefe de familia está desempleado o ve disminuido su sueldo por el “alza del costo de vida”; no obstante, de pronto se convierte en funcionario público o en burócrata, por lo tanto su vida da un considerable giro; pero no sólo con el “buen” sueldo que puede ganar sino con ingresos provenientes de actos de corrupción. En este caso, la esposa o los hijos mayores, incluso sus padres se atreverán a preguntarle, por ejemplo ¿Cómo a hecho para obtener tanto dinero? ¿Cuál es el negocio? ¿Acaso de pronto le ha empezado a llover millones de dólares? ¿O es que la plata le está llegando sola? La enorme ambición, incluso la ansiedad de “progreso familiar”, de satisfacer todas las necesidades, con todo lo material que la sociedad de consumo ofrece (aunque el ser humano nunca se da por satisfecho, cuando de cosas materiales se trata) con la oportunidad de hacer realidad todos los sueños de los hijos, en general con toda el deseo de cambiar de status económico-social, o de ser “mejor” que los demás, cabe la duda muy razonable respecto a que la familia jamás planteará tales interrogantes. Al contrario, ésta se hará la disimulada, “la de la vista gorda”,  los parientes probablemente desarrollarán algún grado de envidia, algunos lo felicitarán, preguntándose al mismo tiempo ¿Cómo lo hace? ¿Cuál es el negocio? En fin, nadie en casa se percatará, ni tampoco querrá percatarse cuál es la fuente de ese dinero, lo fundamental es que “la familia” disfrute, aproveche, aunque como resultado de ese dinero mal habido, sufran otras personas, sufra el pueblo. Así es como nacen los corruptos de alto vuelo o de poca monta.
El filme español “El Tránsfuga”, excelente película, recomendable para entender el rol  de la familia en el proceso de corrupción. Esta película narra la actitud que asume un diputado, precisamente presionado por su esposa y sus dos hijos, luego que de pronto se da cuenta que con el ingreso que tenía como diputado ya no alcanzaba para satisfacer todas las necesidades que hasta ese momento su familia estaba acostumbrada, como por ejemplo, pagar la mensualidad de la educación de sus hijos, quienes estaban en los mejores colegios privados; mandar a éstos a pasar vacaciones a otros países, ir a comer a los mejores restaurantes, realizar reuniones sociales con los amigos y amigotes, vivir en un lujoso apartamento, pasear en yate, comprar ropa de las mejores marcas, joyas, etc., etc. Por ello es que un día decide reunir a su familia para anunciarles que se acabaron las vacaciones de los hijos en otros países, que éstos deberán estudiar en colegios públicos, nada de reuniones sociales, tampoco nada de lujos y joyas; incluso, hasta deberán alquilar su lujoso departamento para ir a vivir a un lugar donde las viviendas sean menos costosas. En general, lo que el diputado propone a su familia es bajar de estatus social, es decir, empezar una vida, al igual que cualquier otro común y mortal de clase media y que tanto la esposa y sus hijos deberían comprender este giro “hacia abajo” que deberían dar obligados por las circunstancias económicas.
Cualquiera pensaría que efectivamente la familia comprendería la situación económica y se allanarían a los cambios propuestos. Pero no es así. Su esposa pone el grito en el cielo, se enferma, hasta se quiere suicidar, y se resiste, a que sus hijos sean matriculados en colegios públicos, a que se les prive de sus vacaciones en otros países, así como ir a vivir a un barrio menos lujoso, en casa menos lujosa, etc. Para la esposa del diputado, tal propuesta es como si el mundo se hubiese venido abajo. Ante esto ¿Qué le queda al diputado? Cierto día, la “oportunidad” de dejar las cosas tal como estaban dándose hasta antes de su “crisis económica” no tarda. En el Parlamento se debate un mega-proyecto, sobre el cual las fuerzas a favor y en contra estaban divididas pero en proporcionas casi iguales, la diferencia era de uno. Es decir la viabilidad del proyecto dependía sólo de un voto. Alguien contacta al Diputado y éste empieza por vender información a una empresa a cambio de unos 65 mil euros; pero lo que a la empresa más le importa es la decisión que se tome en el parlamento respecto del proyecto; por lo que ofrece 2 millones de euros a cambio de que el día de la votación el diputado se ausente, para que así los votos en contra de tal proyecto no superen la mayoría. Ante esto el diputado se resiste, porque ello le significaba, primero,  ir en contra de su grupo partidario y segundo, convertirse en un corrupto y además en tránsfuga, porque con su ausentismo implícitamente apoya a la oposición. Piensa en las pataletas de su esposa, en sus hijos y finalmente opta por aceptar los dos millones de euros y así mantener el status socioeconómico que siempre lo tuvo, aunque con dinero prestado.   ¡Así, por presión familiar, nació el corrupto y el lobista!
Entonces, contrario a lo que piensan muchos respecto a que un ladrón o corrupto puede ser “vergüenza para su familia”, de acuerdo a lo que se ha descrito más arriba, todo indicaría que no es así. Puesto que la familia se haría de la “vista gorda” ante la abundancia de dinero que el jefe de familia, un alto funcionario público, de pronto puede ostentar. Aquí se configura una corriente de pensamiento, al igual que en el caso de la política, “el fin justica los medios”. Es decir el fin de alguien de clase media es el cambio de estatus socioeconómico hacia arriba, no hacia abajo. Hacia abajo sería empobrecerse aún más de lo que ya es. Pero el cambio “hacia arriba significa pasar de la categoría de pobre a la categoría de rico, sin importar los medios. Éstos pueden ser legales o ilegales, entre éstos últimos, por ejemplo, corrupción, narcotráfico, sicariato, tráfico humano, explotación, evasión de impuestos, etc., etc. Lo que importa es el fin. Estos cambios, también, se conocen como “movilización social”, corriente de pensamiento que en el Perú fue promovido por Juan Velasco Alvarado a través del famoso SINAMOS (Sistema Nacional de Movilización Social). Pero, obviamente,  Velasco, difícilmente hubiese promovido una “movilización” del ciudadano peruano a través de medios ilegales, tales como la corrupción, robo, injusticia social, concentración de riqueza; movilización sí, pero, a través, del desarrollo social, de la equidad, la honradez, del trabajo y de la justicia social. A la movilidad o movilización social apuntaron sus reformas estructurales, entre éstas la reforma en la tenencia de la tierra y en el sistema educativo.
Finalmente, cuando adquirimos una mercancía en el mercado, en la tienda o en el centro comercial nos fijamos mucho en su calidad, para comprarlo. Si es de mala calidad no la compramos, aunque ésta sea más económica o más barata. En el sentido estricto de la definición, el dinero también es una mercancía, por ser un medio de cambio al igual que las demás, es decir: con la mercancía dinero “compramos otras mercancías. De aquí surge entonces la pregunta ¿porqué no nos fijamos en la calidad del dinero mercancía dinero? En este caso, entendiendo por “calidad” al dinero cuya fuente sea legal, que provenga de actividades lícitas y no de actividades ílicitas. Que provenga de actividades desarrolladas con esfuerzo, sacrificio, honestidad, equidad, pero sobre todo con honradez. Y, aquí provoca hacer otra pregunta: ¿Se podrá amasar fortuna con dinero proveniente de actividades realizadas con honestidad y honradez? Al menos ¿en un país como el Perú?, estoy seguro que la gran mayoría respondería que no. Obviamente NO, pero, por lo menos, sí se podría dormir con la conciencia limpia. ¡Seamos un poco más fiscalizadores de las fuentes del dinero, no sólo desde las entidades públicas encargadas, también desde la familia, desde el hogar!! Sería otra manera de parar la corrupción en este país.//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////// Escrito: febrero del 2017